lunes, 7 de julio de 2008

Zumo de sandía

Últimamente se está hablando mucho de la sandía y de sus múltiples propiedades beneficiosas para la salud. Con esto no me refiero sólo a su gran contenido en fibra y su poder refrescante, sino también al licopeno y otras sustancias que podemos encontrar en ella. Por cierto, la palabra sandía viene del árabe y significa "la fruta de Sin", Sin es China en árabe, es decir "sindiya", literalmente: la fruta de China.


Necesitamos: una sandía y una batidora (mejor la batidora que la licuadora, ya que esta última elimina la mayoría de la pulpa de la sandía)
.
1. Colocamos dentro del pasasalsas de la batidora trozos de sandía sin cáscara y batimos a la velocidad mínima para no triturar las pepitas. La pulpa y el zumo de la sandía pasarán al vaso de abajo. Si no tenéis pasasalsas tendréis que quitar las pepitas manualmente.
2. Quitamos el pasasalsas, enjuagamos las hélices de la batidora para limpiarla de restos y después batimos la pulpa de la sandía que ha quedado en el vaso, esta vez lo haremos a la velocidad máxima.
3. Servimos en una copa o un vaso tal como veis en la foto.
.
Si os gustan los sabores exóticos y queréis darle un toque especial al zumo, a la hora de batir la sandía, en el paso 2, podéis añadir un poco de jengibre molido. También podéis probar a mezclar al cincuenta por ciento el zumo de melón que os enseñé en la entrada anterior con este de sandía, el resultado es muy bueno, ya veréis.

1 comentario:

Su dijo...

Que delicia de zumos
Un abrazo amigo