jueves, 17 de julio de 2008

Horchata de chufa

Una de las bebidas más refrescantes que se toman en España durante el verano es la horchata. Se hace con chufas, un tubérculo que en parte de Andalucía recibe el nombre de alcatufa. Lo normal es tomarla en las heladerías, aunque, como veréis a continuación, no es difícil hacerla en casa. La chufa es originaria de Egipto y su cultivo fue introducido en la Península Ibérica por los árabes durante la Edad Media.


Necesitamos: 250 gramos de chufas secas, 100 gramos de azúcar y un litro de agua.


1. Ponemos en remojo las chufas durante unas 48 horas, cambiándoles el agua de vez en cuando.

2. Trituramos las chufas en el vaso de la batidora con un poco de agua. Hay que procurar hacerlo con cuidado para que no salten, de modo que vamos añadiendo poco a poco las chufas, el agua y el azúcar.

3. Colocamos un colador grande sobre una fuente. Vertemos la masa que nos ha resultado en el paso 2 sobre dicho colador, de tal modo que el líquido blanco (la horchata) vaya pasando a la fuente.

4. Volvemos a echar dentro del vaso de la batidora las chufas trituradas, le agregamos el agua que nos quede aún por añadir hasta llegar a un litro y trituramos de nuevo con la batidora.

5. Se vuelve a verter la masa del vaso en el colador y extraemos todo el jugo, presionando, para que el líquido que contiene pase a la fuente de abajo. Si es preciso ayudamos al proceso estrujando con las manos la masa.

6. Necesitamos ahora otra fuente y un colador de tela, tipo "calcetín". Con un cucharón vamos pasando la horchata de una a otra fuente vertiéndola a través de este colador más fino y ya la tendremos lista. La pondremos en el frigorífico, ya que se suele tomar bastante fría. Os recomiendo consumirla dentro de los dos días siguientes a su elaboración, ya que si no se puede poner agria.


Un pequeño toque de canela molida añadida al vaso de la batidora durante su elaboración no le va nada mal. La verdad es que no es tan fácil encontrar chufas para hacer horchata, últimamente las consigo en el supermercado del Corte Inglés, en bolsas de 250 gramos. Aunque yo la hago con una batidora normal, reconozco que los que tengáis robot de cocina la podréis realizar más rápidamente y con mucho menos esfuerzo.

lunes, 7 de julio de 2008

Zumo de melón y sandía

Aunque ya hemos hablado de ellos por separado, el zumo de melón y de sandía están muy buenos cuando se mezclan entre sí. Esta entrada es una invitación a que los probéis de esta forma.

Necesitamos: un melón, una sandía y una batidora.

Ya hemos explicado como se hace cada uno de ellos:

1. Haz un zumo de melón tal como explicamos en una entrada anterior.
2. Haz un zumo de sandía tal como explicamos en una entrada anterior
3. Sírvelos en un vaso, la mitad de zumo de melón y la otra mitad de zumo de sandía.

Zumo de sandía

Últimamente se está hablando mucho de la sandía y de sus múltiples propiedades beneficiosas para la salud. Con esto no me refiero sólo a su gran contenido en fibra y su poder refrescante, sino también al licopeno y otras sustancias que podemos encontrar en ella. Por cierto, la palabra sandía viene del árabe y significa "la fruta de Sin", Sin es China en árabe, es decir "sindiya", literalmente: la fruta de China.


Necesitamos: una sandía y una batidora (mejor la batidora que la licuadora, ya que esta última elimina la mayoría de la pulpa de la sandía)
.
1. Colocamos dentro del pasasalsas de la batidora trozos de sandía sin cáscara y batimos a la velocidad mínima para no triturar las pepitas. La pulpa y el zumo de la sandía pasarán al vaso de abajo. Si no tenéis pasasalsas tendréis que quitar las pepitas manualmente.
2. Quitamos el pasasalsas, enjuagamos las hélices de la batidora para limpiarla de restos y después batimos la pulpa de la sandía que ha quedado en el vaso, esta vez lo haremos a la velocidad máxima.
3. Servimos en una copa o un vaso tal como veis en la foto.
.
Si os gustan los sabores exóticos y queréis darle un toque especial al zumo, a la hora de batir la sandía, en el paso 2, podéis añadir un poco de jengibre molido. También podéis probar a mezclar al cincuenta por ciento el zumo de melón que os enseñé en la entrada anterior con este de sandía, el resultado es muy bueno, ya veréis.

Zumo de melón

Si os digo la verdad, prefiero el melón tal cual es, pero para variar, sobre todo en verano, no está de más tomárselo de vez en cuando en forma de zumo. No hay problema porque se aprovecha todo y además les encanta a los niños, que a veces suelen poner tantas pegas a la fruta.


Necesitamos: un melón y una batidora (no hace falta licuadora).
.
La preparación es muy sencilla:
.
1. Introducimos en el vaso de la batidora trozos de melón sin cáscara ni pepitas.
2. Batimos a la velocidad máxima.
3. Servimos en un vaso tal como veis en la foto.
.
Para el zumo de melón no hace falta utilizar el pasasalsas de la batidora, además, no me gusta utilizar la licuadora porque desperdicia la mayor parte de la pulpa, que es lo mejor (la batidora es ideal porque se aprovecha todo) .

domingo, 6 de julio de 2008

Gazpacho andaluz

El gazpacho es aquí, en Andalucía, nuestro plato más popular. Se desconoce su origen, aunque el consumo de sopas frías es algo común en los países de cultura árabe . Sólo se toma en verano, cuando el calor aprieta; se suele consumir entonces todos, o casi todos los días. Es la mejor bebida para calmar la sed y aunque los ingredientes básicos suelen ser siempre los mismos, en cada comarca y en cada casa tienen una forma particular de hacerlo. A mí siempre me ha gustado muy suave. Antiguamente se hacía en el almirez, hoy en día todo es más fácil y rápido con las batidoras eléctricas y el resultado final más atractivo a la vista y al paladar.

Necesitamos: tomates, aceite de oliva, pepino, ajo (opcional), vinagre, agua y sal.


1. lavamos medio kilo de tomates y les quitamos el corazón. Los partimos en trozos y los trituramos a la máxima velocidad en el pasasalsas de la batidora de forma que la pulpa quede libre de pepitas y piel. Si vuestra batidora no dispone de pasasalsas tendréis que pelarlos y quitarles las pepitas manualmente y triturar después el tomate en el vaso normal.

2. Quitamos el pasasalsas. Agregamos a la pulpa de tomate una cucharada sopera de aceite de oliva, una cucharadita de vinagre, la cuarta parte de un diente de ajo (opcional) y media cucharadita de sal; seguidamente trituramos con la batidora a la máxima velocidad.

3. Añadimos ahora unos 200 milílitros de agua fresca y mezclamos con la batidora, esta vez podéis hacerlo a una velocidad suave.

4. Corregimos de sal o de vinagre hasta dejar el gazpacho a nuestro gusto, pero nunca corrijais de aceite después de haber añadido el agua a la pulpa porque la mezcla no atará. Añadimos pepino pelado y cortado a cuadraditos pequeños y servimos en un cuenco. También lo podéis tomar en vaso.

Es muy díficil para mí explicar como se hace este plato ya que más que guiarme por las cantidades yo lo voy probando hasta que encuentro el sabor que siempre le hemos dado en mi casa. Se toma fresquito, por eso es conveniente que el agua que le agregáis sea fría, yo tengo preparada para tal fin una botella de agua en el frigorífico. Se puede tomar como primer plato en un cuenco, o en un vaso después del segundo plato. Otro consejo importante, haced siempre el que os vayáis a tomar en el momento, pues unas horas más tarde el sabor ya no es el mismo.

El pasasalsas de la batidora

Es el aparato que utilizo en mi cocina para poder preparar fácilmente y en pocos minutos salsas de tomate para la pasta, el gazpacho o el zumo de sandía. Me refiero a ese artefacto blanco que veis sobre el vaso de la batidora. Si, por ejemplo, ponéis el tomate troceado en él y aplicáis la batidora, la piel y las semillas quedarán en él, mientras que la pulpa pasará a al vaso de abajo. Lo dicho, que gracias a este sistema podemos preparar un gazpacho en menos de cinco minutos. Es lo más sofisticado que puedo enseñaros hasta el momento. En la cocina valoro mucho la sencillez de elaboración, que el plato sea sano, que nos siente bien y si es posible, que pertenezca a la cocina tradicional de mi tierra, de otras regiones o de otros países, ya que esto casi siempre suele ser garantía de que cumplirá todas las condiciones anteriores. Os diré también que, aunque no digo "de este agua no beberé", en la cocina de mi casa no encontraréis aún horno microondas ni ningún robot tipo thermomix.

sábado, 5 de julio de 2008

Crema de calabaza con curry

Hoy, para variar, explicaré la elaboración de un plato con sabor exótico, en el que los protagonistas serán el curry y, por supuesto, la calabaza. Yo lo preparo con frecuencia en mi casa.


Necesitamos: un kilo de calabaza, media cucaradita de curry, aceite de oliva, una cebolla, arroz, pasas, jengibre en polvo, agua y sal.

1. Pelamos y cortamos la calabaza en dados, la colocamos en una cazuela con un poco de aceite de oliva y la rehogamos durante unos minutos.

2. Añadimos tres cuartos de litro de caldo de verduras o agua, media cucharadita de curry y sal. Dejamos cocer hasta que la calabaza esté muy tierna. Seguidamente, retiramos del fuego y trituramos con la batidora para convertirlo todo en una crema.

3. Ponemos al fuego otro cazo con un chorrito de aceite de oliva. Añadimos un vaso de arroz y sofreímos hasta que el color de éste pase de transparente a blanco opaco. momento en el que agregamos dos vasos y un poco más de agua y sal. Una vez que empiece a hervir el arroz, ponemos el fuego al mínimo y tapamos el cazo pero con la tapa un poco levantada para que haya una rajita por donde entre el aire. Lo dejamos así entre 15 y 20 minutos. momento en que apartamos del fuego y cerramos totalmente la tapa para que el arroz repose.

4. En un vaso de agua caliente, ponemos 50 gramos de uvas pasas durante unos minutos para que se hidraten.

5. Ahora, en una sartén grande, vertemos un chorro de aceite de oliva. Picamos una cebolla y la sofreímos en el aceite. Entonces añadimos el arroz que teníamos apartado, las pasas y media cucharadita de jengibre en polvo. Removemos al fuego durante un par de minutos para que se integre todo.

6. Servimos en los platos la crema que elaboramos en los dos primeros pasos de esta explicación y añadimos en el centro de cada uno un par de cucharadas del arroz con pasas y jengibre que preparamos en el paso anterior.


Si probáis a cocinar este plato veréis que el sabor del curry casa muy bien con la calabaza. Podéis encontrar una versión muy parecida en el blog "El melocotón gigante" .