lunes, 2 de junio de 2008

Verduras rebozadas

Su realización es muy simple y el resultado muy bueno. Lo podéis hacer con cualquier verdura. Yo lo suelo tomar acompañado de alguna salsa para mojar: el guacamole que os enseñé en una entrada anterior es ideal.


Necesitamos: verduras (calabacín, alcachofas, zanahoria, etc), aceite de oliva, harina de garbanzos, agua y sal.



1. Pelamos las verduras y las cortamos en trozos: el calabacín y la zanahoria alargados, imitando la tempura japonesa, y las alcachofas en cuartos.

2. Hacemos una "papilla" mezclando harina de garbanzos con agua y una pizca de sal.

3. Ponemos abundante aceite de oliva en una sartén con fuego al máximo

4. Empapamos bien cada trozo de verdura con la mezcla preparada en el paso 2 y los vamos echando inmediatamente en el aceite hirviendo para que se frían.

5. Cuando cada tanda esté frita la vamos retirando sobre un escurridor o un plato con un papel absorvente.


Ojo, el aceite debe ser tan abundante que las verduras floten en él mientras se fríen, sin que toquen el fondo de la sartén, y digo "las verduras" porque se fríen en tandas, es decir, muchas a la vez y no de una en una (de lo contrario el aceite se os quemaría). El fuego debe estar todo el rato al máximo para que el frito no salga pringoso. En Andalucía decimos que algo está bien frito cuando lo pones sobre una servilleta y no la mancha ( en esto los gaditanos y los malagueños son unos maestros). Es importante, mientras el aceite está en ebullición, que no lo dejéis sin nada dentro, porque corréis el riesgo de que se os queme y ya no os servirá, aparte del humo y el olor tan desagradable que os quedará en la cocina.

...

Hay gente que reboza las veduras con huevo y harina. Este plato es una adaptación para personas que sólo comen productos de origen vegetal (la harina de garbanzos diluida en agua es uno de los sustitutos del huevo en la cocina vegana). Como os decía anteriormente, podéis aplicar esta manera de hacer con cualquier verdura; os recomiendo de forma especial que probéis la pencas (parte central de las acelgas) rebozadas de esta manera, os sorprenderá lo ricas que están, y la parte verde después la podéis preparar como las espinacas "esparragás" que os enseñé en este mismo blog hace ya tiempo.

3 comentarios:

Dolita dijo...

Hola Juan Miguel,
Da gusto entrar aquí. Me encantan los tres últimos platos. Una preguntilla ¿el guacamole se conserva bien?
Saludos

Juan Miguel Bueno. dijo...

Muchas gracias Dolita. Tengo amigas con familia mejicana que me han enseñado el truco de guardar el que te sobre con el hueso del aguacate, para que así no se oxide. De todas formas mi opinión personal es que lo mejor es hacer sólo lo que vayas a comer en ese momento, al menos eso es lo que suelo hacer yo, porque pasa como el gazpacho, después te lo puedes tomar, pero ya no sabe igual.

Dolita dijo...

Qué curioso lo del hueso de aguacate. Te lo preguntaba porque sé seguro que en casa a la única que le va a gustar es a mí. Bueno es saberlo.