lunes, 2 de junio de 2008

Guacamole "mediterráneo"

Aguacate es una voz de origen azteca que significa testículo. Su cultivo ha conocido en las ultimas décadas un importante desarrollo en Andalucía, gracias al clima subtropical de comarcas como las costas de Granada y Málaga. Como sé que muchos mejicanos entráis en esta página, antes que nada quería deciros que esta es una adaptación del guacamole a la forma de cocinar y los ingredientes de la comida mediterránea. De todas formas invito desde aquí a que algún amigo desde Méjico nos diga como lo hace en su casa, sería algo muy interesante.

Necesitamos: un aguacate, un trocito de cebolla, medio diente de ajo, un trozo de tomate sin pepitas ni piel (la mitad o un cuarto), una pizca de pimienta molida, un ramito de perejil y cilantro frescos, un chorrito de zumo de limón, otro chorrito de aceite de oliva y una pizca de sal.


1. Ponemos todos los ingredientes en el vaso de la batidora y trituramos hasta que resulte un salsa homogénea que después seviremos en un cuenco.
...
Como veis el picante lo pongo con el ajo (y un poco de pimienta). Perdonadme en Méjico, pero es que aquí, en Andalucía, es difícil encontrar los chiles verdes. En cuanto a la cebolla sólo un toque, no me gusta ponerle mucha porque le da un sabor muy fuerte. En realidad es cuestión de que cada uno encuentre la proporción en los ingredientes que más le agrade. Esta es una salsa ideal para acompañar las verduras rebozadas o para untar en el pan. Si queréis acompañarlos con tortillas mejicanas aquí tenéis un enlace buenísimo para aprender a cocinarlas, veréis que ricas y que fáciles de hacer: http://roserex.blogspot.com/2007/11/tortillas-de-harina-estilo-rosita-perez_30.html

4 comentarios:

Chary Serrano dijo...

Muy buena receta.
Y gracias por el enlaace a las recetas de mi amiga Rosita, que gentilmente me las cedió

m... dijo...

Hola! primero muchas gracias por tu blog. He seguido la receta de las espinacas esparragás y me ha salido riquísima. Soy una andaluza que vive en México y te cuento que me encanta el guacamole. Yo creo que al mío no le pongo ni pique ni ajo, aunque lo probaré como lo haces tú. Tampoco le echo aceite porque el aguacate ya es bastante aceitoso. Le echo lima en vez de limón, cilantro solo, sin perejil y en vez de batir en la batidora lo aplasto con un tenedor o en un mortero, por la textura. Pero pruebo tu receta la próxima vez seguro! saludos!

Jesús Díaz Guevara dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Jesús Díaz Guevara dijo...

Mi estimado, lo que preparaste no fue Guacamole mexicano, sino Guasacaca venezolana, la diferencia es la consistencia del aceite, el guacamole no lleva aceite y no se bate en licuadora, es mas rustico, tal y como te indico la señora que vive en méxico. De todas maneras muy buena tu receta...