miércoles, 14 de mayo de 2008

Hoyo con sardinas

Hoyo, canto, cachurro, panyaceite... son múltiples las denominaciones con las que se conoce a esta sencilla comida, muy popular en los pueblos de la campiña. Propia de los trabajadores del campo, el mismo pan, por su forma especial, se convierte en plato que se va rellenando con aceite, huevo, sardinas, tomate y todo lo que a uno se le ocurra. En cierta ocasión, al invitar a unos amigos a que se comieran uno de estos hoyos, me comentaron: "Hay que ver, Juanmi, esto si que está bueno, y nosotros hasta ahora comprando pizzas" .

Necesitamos: una de las mitades de un "panete de carrucha" (si no tenéis sirve también un pan redondo o un bollo), huevo, un diente de ajo, sardinas, rábanos o rabanillas, una tira de bacalao en salazón, tomate, aceite de oliva y sal.


Intentaré explicar aquí mi manera de hacerlo:


1.Abrimos, con ayuda del cuchillo, una poza en una de las caras de un "panete de carrucha" que previamente habremos partido por la mitad. Como lo más seguro es que la gran mayoría de los lectores no tengan acceso a este tipo de pan, podéis hacer la poza en un pan redondo o un bollo normal (lo importante es que la pieza de pan sea lo suficientemente ancha); así os quedará un "hoyo" (el pan con la poza) y una "miga"(trozo de pan con forma de cono aplastado).

2. Tostamos el hoyo resultalte y la miga en el grill del horno por ambas caras (antiguamente esto se hacía arrimando el pan a la chimenea). Un poco tostado es suficiente (tostar mucho las cosas es malo para la salud)

3.Una vez estén tostados por las dos caras, sacamos el hoyo y la miga del horno y restregamos un diente de ajo crudo por la superficie de ambos.

4. Mientras tanto vamos preparando también un huevo pasado por agua. Procurad no tenerlo tanto en el agua hirviendo que se os ponga duro, conviene que la yema esté líquida, así el hoyo resultará más jugoso.

5. Vertemos un chorro de aceite de oliva dentro del hoyo y mojamos con la miga, esto se hace apretando, varias veces, para que tanto el hoyo como la miga se empapen bien.

6. partimos en dos la cáscara del huevo pasado por agua y, con ayuda de una cuchara, vertemos yema y clara dentro de hoyo. Con ayuda de la miga, mojando y apretando repetidas veces, el huevo y el aceite se integran y empapan todo el pan de forma regular.

7. partimos algo de tomate en trocitos pequeños, lo echamos dentro del hoyo y repetimos la misma operación con la miga, mojar y apretar para integrarlo todo. A todo esto y lo que viene no se os olvide ir añadiendo algo de aceite o sal cuando veais que la mezcla de ingredientes que estais haciendo lo requiera. El hoyo hay que comerlo con una alcuza llena de aceite de oliva al lado, es todo un ritual.

8. pelamos y desmigamos una sardina que previamente habremos cocinado a la plancha (con una base de aceite de oliva y un poco de sal por encima), la echamos dentro del hoyo y repetimos con la miga la acción de mojar y apretar. Hay quien prefiere las sardinas arencas en vez de acerlas a la plancha. También los hay que, por comodidad, sustituyen las sardinas por atún de lata.

9. Ahora, bien hecha la mezcla de ingredientes dentro del hoyo, podéis ya pasar a comeros la miga; veréis que es realmente un bocado exquisito.

10. Después, con un cuchillo, cortáis un trozo del lateral del hoyo. Antes de comerlo mojáis y apretáis varias veces en la parte del pan que se ha quedado en claro. También vendrá bien ayudar con algún chorrito de aceite de oliva para que la zona al descubierto esté más jugosa. Esto se repite las veces que sea necesario hasta que lo que era el hoyo se convierta en una torta plana, no muy gruesa, cubierta de huevo, tomate, trozos de sardina, aceite y sal, todo muy integrado porque no hemos dejado todo el tiempo de mojar y apretar.

11. Ahora os coméis esa "torta" que os ha quedado, impregnada de los sabores de todos los ingredientes que hemos empleado, está deliciosa.


El hoyo es una comida muy popular. Se come todo el tiempo con las manos, el único cubierto que se utiliza es un cuchillo o una navaja para ir cortando los bordes del pan. No olvidéis tener un trapo o una servilleta cerca, porque hay que limpiarse mucho las manos. Se suele tomar acompañado de rábanos, rabanillas, habas verdes (crudas), alcachofas o alcauciles (crudos), aceitunas (machacadas o rajadas), más sardinas, más trozos de tomate, tiras de bacalao en salazón o una cebolleta.

5 comentarios:

Dolita dijo...

Paisano, con el pan y esta aplicación has hecho que se me caigan lagrimones....
El pan "clavao" al que comíamos en verano en un pueblo de la sierra de Sevilla, Castilblanco, y las aplicaciones: desde aceite de oliva con azúcar pasando por tomarlo a rebanadas, tostadito untado con ajo, un poco de aceite de oliva y una buena sardina asada en la lumbre ¡qué recuerdos¡ Si es que esto que has puesto es un lujo, nada que ver con la pizza.
Un saludo.

LA PUCHERA dijo...

Un verdadero placer, querido amigo. Sin lugar a dudas comida sana sencilla y con sabor. Todo un lujo para los tiempos que corren.

Aqui en mi tierra es tambien muy tipico el tomar las sardinas con pan, para cenar en las zonas de mar.

un saludo

Juan Miguel Bueno. dijo...

dolita: es verdad, que recuerdos me traen a mi también todos estos sabores. Hacen que uno se sienta como la sobrina de la protagonista de "Como agua para chocolate", es emocionante cuando al final de la película, los espíritus de su madre y su tía-abuela están junto a ella en la cocina.

la puchera: gracias por tu visita y por ponerme en los enlaces de tu blog, que por cierto, me ha gustado muchísimo, hasta ahora no lo conocía. Yo también te incluyo en mis enlaces para poder entrar a menudo y que la gente lo conozca. Saludos desde el sur.

delantal dijo...

esto es una esquisitez tan grande que se me ha hecho la boca agua, Juan Miguel.

Isabel Millan dijo...

He disfrutado leyendo paso a paso la descripción de la preparación y la forma de comer "el hoyo".
Me ha llevado de nuevo a Porcuna y a como mi padre cortaba la media cara del "panete" para prepararlo.
Yo sigo comiendo mis "hoyos" que ahora llamo "cantos" pues es el nombre que utilizan en Marmolejo,ciudad que, por circunstancias, visito mas que Porcuna.
Un abrazo.La prima de tu madre,Isabel Millán