miércoles, 23 de enero de 2008

Zarangollo (revuelto de calabacín)

Es un plato típico de la huerta murciana. Lo probé por primera vez a finales de los años noventa en el Mesón Gabino, de Úbeda, y me gustó tanto que desde entonces lo cocino con frecuencia. Es muy sencillo de hacer y está buenísimo.


Necesitamos: calabacínes, aceite de oliva, cebolla, sal y huevos.


1.Vertemos un chorrito de aceite en la cazuela y sofreímos a fuego lento medio kilo de cebolla partida en juliana.
2. Cuando la cebolla empiece a estar blanda agregamos un kilo de calabacines que previamente habremos pelado y cortado en trocitos (siempre el doble de calabacín que de cebolla). le añadimos la sal. Tapamos y dejamos que se cocine todo a fuego lento en su jugo. Podemos ayudar con un poco de agua para evitar que se pegue, pero no mucha. Lo dejaremos así, como mínimo 20 minutos más.
3.Cuando el calabacín esté tierno, añadimos tres huevos batidos y removemos. Cuando estén cuajados retiramos el zarangollo del fuego y servimos en los platos.

1 comentario:

Su dijo...

Me parece de chapeau tu cocina, este plato es magnifico...Muerte a las espumas, je je