viernes, 7 de diciembre de 2007

Té pakistaní

Era el el té que más tomábamos los amigos que, en los años ochenta, frecuentábamos la única tetería que existía entonces en el barrio granadino del Albaicín. Por cierto que todavía sigue abierta, se llama As-Sirat. Su elaboración era entonces un misterio para nosotros y en los pisos de los estudiantes no eran pocos los intentos para dar con la fórmula secreta de aquel sabor que nos tenía encandilados. Ahora ya han pasado más de veinte años y han cambiado unas cuantas cosas. La parte baja del Albaicín está llena de teterías por todas partes y este té , junto con otras muchas variedades, puede ser comprado en bolsitas en cualquiera de las tiendas de artesanía marroquí que encontraréis en la zona.


Necesitamos: té negro, leche, canela en rama, clavo, cardamomo, vainilla en rama, anís estrellado y cáscara de limón.

Para una tetera de unas seis tazas : se pone al fuego la leche, en un cazo, junto a unas cuatro o cinco vainas de cardamomo, un par de clavos, un trozo de canela en rama, unos granos de anís estrellado y un trozo de corteza de limón. Cuando rompe a hervir se retira y se vierte en la tetera, donde previamente hemos puesto el té negro, y un trocito muy pequeño de vainilla en rama. Tapamos unos minutos y ya está listo para tomar. Lo endulzamos cada uno en su taza con una o dos cucharaditas de azúcar.

A mí me gusta poco cargado, la medida que uso por taza es la punta de una cucharita pequeña de las de café.

Debéis saber que: los chais son tés especiados que normalmente se toman con leche. En este sentido el pakistaní puede ser considerado como un tipo de chai; el té negro es el que normalmente encontráis en los supermercados, además hoy en día lo podéis comprar también en cualquier herbolario; si no tenéis algunos de los ingredientes, como la vainilla en rama o el cardamomo, no importa, sale igual de bueno; el cardamomo viene en vainas que deben abrirse antes de echarlas a la infusión para que dejen su aroma; cuenta, cuando midas la leche, con que la tetera siempre se "bebe" una taza.

2 comentarios:

Susana dijo...

Me encantan casi todos los tipos de té y en especial el pakistaní y el Al-andalus. Los suelo comprar en una cafetería-tetería ya elaborados y en bolsitas. Ahora creo que probaré éste, pinta bien este té tuyo....Saludos

comoju dijo...

Quiero agradecerte el modo de elaboración de este té, pues esta tarde que tengo visita, me has dado la idea de con que sorprenderles.

Saludos