martes, 27 de noviembre de 2007

Arroz blanco aromatizado con ajo y laurel


Esta manera de hacer el arroz me la enseñó mi amigo el pintor leonés Angel Cantero cuando ambos éramos estudiantes de Bellas Artes en Granada. La ventaja que tiene es que, si lo preparamos así, el grano sale mucho más suelto. El sabor que le da el ajo frito y el laurel es muy interesante. Es un plato rápido y fácil de preparar, especialmente indicado para gente que no puede dedicar a la cocina todo el tiempo que quisiera.



Necesitamos:arroz, aceite de oliva, uno o dos dientes de ajo, una hoja de laurel y sal.


Sofreímos el grano de arroz en un poco de aceite de oliva hasta que veamos que su color pasa de transparente a blanco opaco.

Añadimos el agua, en la que también pondremos: uno o dos dientes de ajo picado que previamente habremos frito hasta que se dore, una hoja de laurel y sal. La medida del agua es el doble y un poco más que la cantidad de arroz que estemos utilizando; es decir, por cada vaso de arroz corresponderían dos vasos y un poquito más de agua.

Se cuece a fuego lento, sin tapar totalmente la cazuela (dejamos una rajita pequeña para que por ahí se escape el vapor) y, muy importante: se deja quieto, no se remueve. Tenedlo en el fuego más de 15 minutos contados desde que empieza a hervir y menos de 20 porque si no se pasa.

Es ideal para el arroz a la cubana, arroz tres delicias, con verduras, como guarnición de carne o pescado y para añadir al cocido o a las lentejas.

2 comentarios:

PUNTIYO dijo...

Una forma buena de aromatizar el arroz.
Gracias por tu apoyo.

delantal dijo...

qué sencillo y que rico.
enhorabuena por el blog, me gusta mucho su diseño.